335 Hörer, 1 heute

Wie wir werden, wer wir sind (64)

El último episodio trató sobre la experimentación social, las pruebas y tribulaciones del progreso científico, utilizando el ejemplo de la eugenesia a principios del siglo XX y el lyssenkoísmo anticientífico que dominó la Unión Soviética entre la Revolución de Octubre y la década de 1960. Se hizo evidente cómo, por un lado, la comprensión errónea de una teoría biológica relativamente nueva, unida a la ideología y al exceso de celo empírico, y por otro lado, un modelo de pensamiento casado con la ideología y explicado puramente sobre la base de las influencias ambientales externas, condujo a considerables desequilibrios sociales. El camino de las buenas intenciones está pavimentado con las grandes catástrofes del siglo XX.

¿Es por la educación o la naturaleza?

¿Qué me hace ser quien soy como individuo?

Finalmente, surgió la idea de situar los instrumentos en el centro del trabajo con los alumnos, que agudizan el ojo para las observaciones empíricas, hacen que los datos sean descriptibles y las hipótesis justificables, demostrables, refutables. Se recomendó gapminder.org como herramienta de este tipo.

En cierto modo, este es el punto de partida del episodio de hoy. Cada época plantea sus preguntas, y algunas de ellas apenas se perciben. Ignorada por la ciencia de la educación, la investigación genética ha hecho progresos decisivos en el siglo XXI. En 50 años de intensa investigación, Robert Plomin ayudó a dar forma a hallazgos decisivos en la genética conductista. Plomin centra su investigación en el 1% del genoma que varía entre individuos. Le mueve la pregunta: ¿Qué me hace ser quien soy como individuo?

Aquí, Plomin sitúa su investigación en el contexto educativo actual, explicado de forma vívida para padres, profesores y responsables de políticas públicas.

Plomin no dio el paso decisivo hasta el cambio de milenio, junto con el desarrollo de nuevos procesos técnicos. Permiten la visualización económicamente viable de diferencias genéticas en secuencias aisladas del genoma, los llamados snips, y sus grandes cantidades en los llamados gene chips.

De este modo, Plomin pudo mostrar específicamente cómo las disposiciones para varios comportamientos individuales pueden predecirse en la expresión genética de diferentes combinaciones de alelos. Sobre la base de estas investigaciones, se pueden elaborar evaluaciones poligénicas. Sólo dos de estas predisposiciones son las dificultades de lectura y las enfermedades cardíacas, que ya pueden identificarse genéticamente, entre otras. Plomin ve el beneficio de las evaluaciones poligénicas en la prevención a través de una reacción temprana desde el exterior, o la percepción del individuo con un mejor conocimiento de sus propias predisposiciones, por ejemplo, a través de la formación lingüística en la primera infancia o la adaptación de los hábitos de vida al propio perfil genético.

Plomin deja en claro una y otra vez que cada hijo solo tiene la mitad del material genético de sus padres y que, por lo tanto, existen límites para la herencia solo en este aspecto. Sin embargo, diferentes parámetros y disposiciones se transmiten de padres a hijos con diferentes probabilidades. Cada vez más de estos parámetros se identifican y pueden interpretarse. Plomin aboga por la utilización de una masa de genomas humanos en interés de una sociedad basada en modelos de predicción y prevención.

Al hacerlo, separa claramente el conocimiento y los instrumentos científicos de las decisiones sociales que imponen el primero sobre el segundo. Los modelos educativos como el de Finlandia, por ejemplo, se basan en los hallazgos de Plomin, mientras que los modelos educativos altamente selectivos toman un camino diferente. Para una mejor comprensión de lo que esto significa a largo plazo, se recomienda el penúltimo video a continuación. La referencia al valor característico de la movilidad social, al que también se refiere Plomin, es particularmente interesante.

Sus estudios indican que los colegios importan mucho en cuanto a habilidades básicas, pero no marcan la diferencia. El 60% del rendimiento educativo individual es genético, mientras que los efectos ambientales no son sistemáticos, sino que se basan en el azar. La gran mayoría de lo que parecen efectos sistemáticos de los colegios están mediados por la genética. Deduce que la educación no es sólo un plan de estudios expuesto a los estudiantes. Es más, los estudiantes seleccionan, modifican y crean sus experiencias en parte en función de sus propensiones genéticas. Su trabajo y la reflexión sobre lo que significa para el trabajo con niños es lo que trata el episodio actual. A continuación se detallan los documentos que se comentan en el episodio y amplían los breves comentarios.

Plomin, en conversación con un genetista de los EE.UU., sitúa el enfoque científico de su trabajo y hace un balance de las 5 décadas de su labor en este campo.

En una presentación ante representantes del sistema educativo británico, Plomin resume las principales conclusiones de su trabajo y aborda cuestiones específicas.

Plomin se dirige a los ingenieros de Google, e incluso explica específicamente el enfoque científico de la genética contemporánea, delineándolo históricamente, situando su enfoque de trabajo y abordando las implicaciones para la educación. ¿Cómo cambiarán otros ámbitos de la sociedad las nuevas aplicaciones técnicas combinadas con los nuevos conocimientos sobre genética? También comenta esto.

Genética y educación. ¿Cómo va todo junto? ¿Y qué papel juega la movilidad social en esto? ¿Por qué no existe un sistema de castas genéticas? Plomin hace un resumen y, al final, entra en el papel de profesor.

Three identical Strangers, la película mencionada en el episodio, que da cuenta de los trillizos que fueron colocados en adopción en hogares de diferentes clases socioeconómicas como parte de un experimento en la década de 1950 para demostrar que la educación familiar y la socialización escolar juegan un papel decisivo en la biografía y el éxito educativo.

Aunque el experimento fracasó, los documentos pertinentes siguen bajo llave en la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale hasta 2066. „Ein Schelm, wer Böses dabei denkt.“

El interés por las investigaciones de Plomin ha aumentado en los últimos años entre la población europea, el mundo académico y la política. Plomin se enfrenta a la oposición de ambos lados del espectro político: algunos probablemente temen las cuestiones planteadas al sobrecargado e improductivo sistema educativo que tiene poca autonomía, otros temen la tiranía de la máquina sobre el ser humano. Sin embargo, como siempre, las respuestas no son tan sencillas. El propio Plomin se posiciona claramente en varias ocasiones sobre esta cuestión de equilibrio y también dedica un capítulo de su libro a esta cuestión.

El libro actual de Plomin Blueprint: How DNA Makes Us Who We Are es muy recomendable.

Para profundizar en el tema:

¡Agradezco su suscripción y sus comentarios!

Podcast disponible aquí